sábado, 6 de septiembre de 2008

Viña San Pedro Merlot Castillo de Molina 2006 Valle de Lontué

Una de las cuestiones que gente del vino con quienes he conversado siempre me recuerdan es el poder de éste para convertirse en un elemento de afecto y cercanía entre las personas. A diferencia de otros licores que parecen invitar de manera rápida a la embriaguez y al disfrute solitario, el vino ofrece un entusiasmo moderado y paulatino, a la par que estimula la conversación y el intercambio.


Hoy, cortesía de Carlos Carmona, y durante una reunión del grupo de lectura Sírculo, degustamos esta botella que, aunque es difícil creer, es producto de la misma bodega que hace el Gato Negro: Viña San Pedro.

Mientras conversábamos sobre El Gran Gatsby, la tremenda novela de F. Scott Fitzgerald, junto con Ingrid Melizán y Salvador Fleján, fuimos degustando -sobre todo Carlos y yo- este merlot que debe ser tomado en cuenta al momento de elegir un vino de diario.

Tiene un color rojo brillante -caoba, diría Carlos- que comienza a prever el 10% de cabernet sauvignon que tiene en su composición. Su nariz es de frutas rojas, aunque por momentos el componente alcohólico
parece demasiado marcado, antes de dar paso a toques ahumados, propios del paso por madera.

En boca hay fresas y frambuesas, cuerpo medio y un final modesto, pero agradable.

Si se toma en cuenta que lo disfrutamos conversando de literatura, creo que se lleva algunos puntos extra.

50 puntos base

4 color y apariencia general

13 aroma y bouquet

13 sabor y final

5 Calidad general

Total: 85 puntos

1 comentarios:

Salvador dijo...

Qué maravilla de nota, Jesus.